Chapati.

Salmorejo cordobés tradicional

Cover Image for Salmorejo cordobés tradicional

Hoy te traigo una receta clásica de la gastronomía española: el salmorejo cordobés tradicional. Originario de la hermosa ciudad de Córdoba, en el sur de España, este plato se ha convertido en todo un símbolo de la cocina andaluza. El salmorejo es una crema fría a base de tomates maduros, pan de telera, aceite de oliva virgen extra, sal y un toque de ajo. Su textura suave y su sabor refrescante lo convierten en el compañero perfecto para los calurosos días de verano. ¡Prepárate para disfrutar de esta deliciosa receta llena de tradición y sabor!

Además de ser una delicia para el paladar, el salmorejo cordobés tradicional también es una opción nutritiva y saludable. Los tomates, ricos en licopeno, son una excelente fuente de antioxidantes que ayudan a proteger nuestro organismo. El aceite de oliva virgen extra, por su parte, aporta grasas saludables y beneficios para el corazón. Para disfrutar al máximo de esta receta, te recomiendo servir el salmorejo bien frío y acompañarlo con trocitos de jamón serrano crujiente y huevo duro picado. ¡Verás cómo estos ingredientes adicionales realzan aún más su sabor y textura!

Ingredientes para hacer salmorejo cordobés tradicional

  • tomates (4 unidades)
  • pan de telera (1 unidad)
  • aceite de oliva virgen extra (100 ml)
  • sal (1 pizca)
  • diente de ajo (1 unidad)

Preparación

  1. Comienza lavando los tomates y quitando la parte verde del pedúnculo. Tritúralos sin necesidad de pelarlos ni quitarles las semillas. Luego, pasa el puré de tomate por un colador fino para obtener una textura suave y sin grumos.
  2. En un bol, coloca el pan y cúbrelo con el puré de tomate. Deja que se empape durante unos diez minutos. Después, añade el diente de ajo y tritura todo con una batidora o Thermomix hasta obtener una crema espesa de pan y tomate.
  3. A continuación, incorpora el aceite de oliva virgen extra. Para un auténtico salmorejo, se recomienda utilizar un aceite de la zona de Córdoba, como cualquier variedad de la D.O. Priego de Córdoba. Sin embargo, si no tienes acceso a ese tipo de aceite, puedes usar un buen aceite de oliva virgen extra que logrará una emulsión perfecta y un resultado cremoso y espeso.
  4. Después de añadir el aceite, vuelve a batir todo en la batidora o robot de cocina hasta que el salmorejo tenga un color anaranjado hermoso y una consistencia lo suficientemente densa como para sostener los tropezones de guarnición tradicionales que se colocan en cada ración.

Para conservar el salmorejo, te recomiendo guardarlo en un recipiente hermético en el refrigerador. De esta manera, podrás disfrutar de su frescura y sabor durante varios días. Además, si deseas presentar este plato de manera elegante, puedes servirlo en cuencos individuales y decorarlo con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, unas hojas de albahaca fresca y una pizca de pimentón dulce. ¡Esto le dará un toque visualmente atractivo y aún más delicioso! No dudes en experimentar con diferentes ingredientes para acompañar el salmorejo, como croutones de pan, aceitunas negras o incluso un poco de queso fresco desmenuzado. ¡Deja volar tu creatividad y disfruta de esta receta tradicional española en toda su gloria!