Chapati.

Cous cous marroquí

Hoy toca una receta deliciosa y llena de sabores exóticos: el cous cous marroquí. Originario de Marruecos, este plato es muy popular en la región del Magreb y se ha convertido en una opción cada vez más solicitada en todo el mundo. El cous cous, hecho a base de sémola de trigo, se combina con tiernos contramuslos de pollo, una variedad de coloridos pimientos, cebolla roja y una selección de especias como el Ras el hanout, canela molida y cúrcuma. Todo esto se cocina en un delicioso caldo de pollo, resultando en un plato lleno de aromas y sabores que te transportarán directamente a las calles de Marrakech. ¡Prepárate para disfrutar de esta deliciosa receta llena de influencias marroquíes!

Además de ser una receta llena de sabor, el cous cous marroquí también es una opción nutritiva y equilibrada. La sémola de trigo utilizada en esta receta es una excelente fuente de carbohidratos complejos, que proporcionan energía de manera sostenida. Los contramuslos de pollo aportan proteínas magras, mientras que los pimientos, cebolla roja y otras verduras añaden vitaminas y minerales esenciales. Para hacer de esta receta aún más saludable, puedes optar por utilizar aceite de oliva virgen extra en lugar de otras grasas menos saludables. Un consejo para disfrutar al máximo esta receta es servirla caliente y acompañarla con una salsa de yogur y menta fresca, que complementará perfectamente los sabores y añadirá una refrescante nota final. ¡No dudes en probar esta deliciosa receta y sorprender a tus seres queridos con un plato lleno de sabor y beneficios para la salud!

Ingredientes para hacer cous cous marroquí

  • sémola de trigo (250 gramos)
  • aceite de oliva virgen extra (1 cucharada)
  • contramuslos de pollo en dados (3 unidades)
  • caldo de pollo (400 ml)
  • Ras el hanout (1 cucharadita)
  • canela molida (1 cucharadita)
  • cúrcuma molida (1 cucharadita)
  • cebolla roja (1 unidad)
  • pimiento rojo (1/2 unidad)
  • pimiento amarillo (1/2 unidad)
  • pimiento verde italiano (1/2 unidad)
  • Sal
  • calabacín (1/2 unidad)
  • zanahorias (2 unidades)
  • patata grande (1 unidad)

Preparación

  1. Comenzamos cocinando la sémola al vapor. Es importante que quede suelta y bien cocida, así que asegúrate de seguir las instrucciones del paquete.
  2. Mientras la sémola se cocina, vamos a dorar los contramuslos de pollo en una cazuela. Una vez estén dorados, los reservamos para más tarde.
  3. Ahora es el momento de picar las verduras del guiso en trozos pequeños y sofreírlas durante unos 15 minutos. Esto ayudará a resaltar sus sabores y suavizar su textura.
  4. Una vez las verduras estén bien sofritas, incorporamos las especias, el caldo y los contramuslos de pollo reservados. Cocinamos todo junto durante unos 20 minutos, asegurándonos de que los sabores se mezclen a la perfección. No olvides añadir sal al gusto.
  5. Mientras el guiso se cocina, vamos a preparar las verduras de la guarnición. Cocemos en agua con sal la patata y la zanahoria peladas, junto con el calabacín con su piel. Queremos que las verduras estén tiernas pero aún conserven su textura.
  6. Una vez la sémola esté lista, la soltamos con un tenedor y la colocamos en una fuente de servicio. En el centro de la fuente, ponemos el guiso con su caldo, asegurándonos de que quede bien distribuido sobre la sémola. Alrededor, colocamos las verduras de la guarnición. ¡Y listo! Ya podemos servir este delicioso cous cous marroquí bien caliente.

Una vez que hayas disfrutado de esta deliciosa receta de cous cous marroquí, es importante saber cómo conservar los sobrantes adecuadamente. Te recomiendo guardarlos en un recipiente hermético en el refrigerador, donde se mantendrán frescos por hasta 3 días. Para calentarlo, simplemente añade un poco de caldo de pollo adicional para mantener la humedad y vuelve a calentarlo en el microondas o en una sartén a fuego medio. Además, si deseas presentar este plato de una manera aún más impresionante, puedes decorarlo con algunas hojas frescas de cilantro o perejil antes de servir. ¡Esto le dará un toque de color y frescura extra a tu plato! Espero que disfrutes de esta receta tanto como yo y que te transporte a las vibrantes calles de Marruecos. ¡Buen provecho!